sábado, 5 de septiembre de 2009

El Campero en Barbate

Su historia se basa en un auténtico idilio con el atún. Pepe Melero empezó trabajando en la tasca de su familia, cuya oferta fue ampliando poco a poco con tapas de melva y algunos guisos. Hasta que, en 1994, inauguró El Campero, con un protagonista indiscutible: el atún. Entre la población de la zona y los veraneantes del sur, este establecimiento constituye una cita indiscutible para comer pescados frescos y el atún bajo casi cualquier formulación posible.


Melero realiza más de veinte cortes del atún, que después presenta bajo diferentes preparaciones. Si la relación con este pescado arrancó bajo unos sencillos filetes de morrillo de atún a la plancha, su carta actual incluye recetas y presentaciones de corte español e internacional. Sus dueños hablan incluso de una internacionalización de este pescado, que les ha llevado a 'gaditanizar' preparaciones orientales.

En El Campero, es posible comer todas las partes del atún y bajo múltiples recetas: ventresca salada, en escabeche, mojama, huevas, mormo, contramormo, tartar, 'sashimi', 'tataky' e, incluso, hígado y corazón. Últimas versiones como el atún crocante o confitado con melocotones asados o, simplemente, uno de los platos estrella de la casa: el atún 'encebollao'. En todo caso, los precios varían en función del mercado.

Una opción es probar el menú degustación, con diez preparaciones. En temporada, de abril a julio, es posible degustar el atún de las almadrabas de esta localidad gaditana.

Con capacidad para 150 personas (en diez años, el local ha cuadruplicado su capacidad), El Campero suele llenarse los fines de semana y en temporada estival. En el restaurante se pueden adquirir interesantes conservas de pescado y, en concreto, de atún, que antes se vendían en una curiosa tienda inaugurada por Melero en el local contiguo al establecimiento, que posteriormente se cerró.

La vendimia en el Marco de Jerez arranca con una previsión de 90 millones de kilos de uva

El Consejo Regulador de las Denominaciones de Origen Jerez-Xérès-Sherry, Manzanilla de Sanlúcar y Vinagre de Jerez informó del inicio de la vendimia, estimando que la cosecha para la presente campaña superará los 90 millones de kilos de uva, un balance "algo superior" al del pasado año.
El Consejo Regulador destacó que las altas temperaturas y el predominio de los vientos de levante provocaron un "rápido incremento de los niveles de madurez de la uva", lo que contribuyó a la "generalización de la vendimia" desde inicios de semana.
No obstante, aclaró que ya en algunos pagos del interior de la comarca se venía recogiendo uva desde mediados de agosto, al considerar que el fruto había alcanzado su madurez. En este sentido, significó el "alto nivel sanitario" de la uva obtenida.
Según indicó, hasta el momento estaban funcionando nueve lagares --ocho en Jerez de la Frontera y uno en Sanlúcar de Barrameda--, a los que hoy mismo se sumaron los lagares de las localidades gaditanas de El Puerto de Santa María y Trebujena.
La previsión del Consejo Regulador es que "antes del próximo fin de semana" comiencen las labores de vinificación en más de la mitad de los 38 lagares que, según sus cálculos, llegarán a funcionar en el Marco a lo largo de la campaña.
Finalmente, apuntó que pese a que las condiciones meteorológicas registradas a lo largo del año han sido "buenas" --con un nivel de pluviosidad cercano a la media de la zona, que es de 600 litros por metro cuadrado--, el sector prevé una cosecha superior a la del pasado año, pero "inferior" a la de las últimas campañas, situadas en torno a los 100 millones de kilos.